5-Lina Pérez del Corral

Lina Pérez, hermana de Elsa mi amiga quien pasó también por esta situación,  tuvo que enfrentar esta enfermedad con dos niños pequeños y enfrentando una separación.

Con valentía, esta gran mujer después de 11 años ve esto como un regalo y es motivo de inspiración para muchas.

Ella transmite paz y tranquilidad y este es su testimonio:

la foto

Soy una mujer de 48 años de edad y tuve mi diagnóstico de CA de mamá cuando tenía 38 años, por esta época el 20 de diciembre de 2002 tuve la biopsia y el 28 de diciembre del mismo año recibí el resultado de la patología que confirma el diagnóstico. Una época poco propicia para estar preocupada, era la época del año para regalar, y recibir, para estar feliz acompañada y llena de motivos. Tampoco lo esperas cuando tienes dos hijos de 8 y 5 años y hace apenas un año te has separado.

Puedo decir que para esta época recibí una noticia que luego entendí  era  un regalo y también que pude regalar a mis seres queridos la tranquilidad que” de esta salía”.

El regalo si fue tal, pues todo alrededor se convirtió en el mejor escenario, recibí un diagnóstico temprano, con un estadio del cáncer de excelente  pronóstico, recibí el apoyo de todos quienes yo estaba segura que me querían y también de quienes ni siquiera sabía que mi salud podría interesarles, estuve en manos de los mejores médicos y seres humanos. Se despiertan entonces una serie de sentimientos, vienen a la cabeza infinitos pensamientos y se parte mí vida en dos: antes y después  del cáncer. Opté por un tratamiento radical, mastectomía bilateral, vaciamiento axilar y reconstrucción dentro de la misma cirugía. La  época y mis rasgos de personalidad  hacían de este el tratamiento para mí. Lo clínico tuvo ese alcance y solo seguía después los chequeos y controles necesarios.

Hoy casi once años después quiero decirle a quien lea este escrito que todo fue positivo: entendí que somos seres integrales, llenos de emociones y razones y lo más importante que la razón no puede opacar ningún sentimiento. Yo creí que con mis procesos intelectuales dominaría mis sentimientos pero no, ese es el gran aprendizaje, tuve que tener una alerta de esta magnitud para interiorizar y leer en el libro de mi vida que primero estaba yo por encima de todos, que sin mi salud no podría ser mamá, hija, amiga, profesional y ante todo mujer.

Soy empleada bancaria hace 23 años, abogada, estudiante de psicología, canto en un coro de aficionados, leo, voy al cine disfruto mis hijos y ante todo tengo mucha salud FISICA Y EMOCIONAL.

Revisa tus prioridades y te recomiendo pongas en primer lugar tu SALUD.

Lina

lperez@fundacion-social.com.co

 

19- Regalos de Navidad

En estos días alguien me pregunto:

– “Que le estas pidiendo al niño Jesús?”

Y yo le respondí algo que me respondió mi hijo cuando tenía como 6 años y casi me chiflo:

– ” tranquila mamita, EL YA SABE…”

El estaba en la edad donde quería “poner a prueba al niño Jesús” había mucho ruido alrededor de cual era su verdadera identidad y seguro el quería corroborarlo.

No fue fácil tener su respuesta, de hecho no me la dio a mi, tuve que mandar una serie de investigadores (sobrinos) para que de manera inteligente lo lograran y aunque tampoco fue fácil aun así un par de días antes pudieron saberlo.

Ahora, en este caminar aprendí que esa frase tiene más de “largo que de ancho” y va más allá de la bicicleta que mi niño quería.

Cuando el recibió, al lado de su cama con un moño rojo y un casco, creyó que simplemente se montaba y salía como el comercial de televisión: saludando con una mano, disfrutando el paisaje y sonriendo.

No tenía ni idea que venía acompañada de caídas, raspones, esfuerzos, miedos, angustias de saber si lo lograría o no, temor a enfrentar un posible fracaso, vergüenza a que lo vieran caer o vieran sus raspones…

Tal vez, si el hubiera sabido todo lo que venía detrás de esa bicicleta, se había inclinado por un lego o un transformer inofensivo que no lo “haría sufrir”.

Finalmente logró lo que quería: manejar su bicicleta con seguridad, con tranquilidad y recibir la ayuda de otras personas (llamadas padrino y papá) que con todo el amor y la paciencia lo sostuvieron, empujaron y acompañaron por horas en ese paseo de enseñar a montar en bicicleta sin llantas.

Estas personas con el amor que lo hicieron, lograron que el pudiera experimentar el placer de cumplir su sueño y de confiar en el y algo muy importante: disfrutar desde la bicicleta del paisaje y sentir emociones de placer que nunca había sentido sin estar montado allí.

Algo muy similar nos sucede en la vida, con estos regalos llamados enfermedad que nos dan al revés, no tienen empaque bonito, para nada, por eso ninguno los queremos comprar, ni  que se los den a quienes queremos y mucho menos dárselos a alguien.

Hoy, me mandaron este regalo llamado cáncer, al principio no entendí muy bien, quizás no lo agradecí como debía, pero alguien que había pasado por eso me dijo que era un regalo y le di la oportunidad de mirarlo así; y aunque existen raspones, caídas y muchas cosas que no son chéveres, con la ayuda de quienes te empujan con amor y paciencia (como en la bicicleta), con la ayuda de esos que te levantan y te sanan las cicatrices del cuerpo y el alma el regalo final es maravilloso.

EL SABE, por eso recibimos estos regalos, por eso ya la vida es diferente y disfrutamos y valoramos como nadie cualquier manifestación de amor en nosotros y en los demás; por eso existe una intensión permanente en nuestro corazón de vivir cada día como si fuera “MI ultimo día” (como dice la canción de Tercer Cielo) y de saborear cualquier día, meses y años de vida que vienen.

No todos los regalos vienen bien empacados. Pero como …EL YA SABE  los manda empacados diferente, además, escoge a quienes mandárselo, que tan especial!           Me siento privilegiada, somos pocos los elegidos y los que a partir de ese momento vivimos mejor si no nos concentramos en los raspones que genera sino que nos preocupamos por disfrutar del placer de la brisa y ese “fresquito” que sentiremos por dentro y por fuera el resto de nuestra vida al estar “montados allí”

Yo se que EL SABE y doy fe!

 

 

3- Los neutrófilos

Los neutrófilos, también llamados polimorfonucleares, son en castellano un tipo de glóbulos blancos.

En mi vida había oído hablar de ellos y hoy son mis “nuevos mejores amigos”.

El día de la quimioterapia deben estar por encima de 1.000 (según mi oncólogo) aunque las del centro de oncología prefieren que estén por encima de 1.500.

Se miden por medio de un examen de sangre que se hace antes de la quimioterapia;  El día anterior (si la quimio es al día siguiente en la mañana) o en la mañana del mismo día, cuando la sesión es en la tarde como normalmente es mi caso.

Esperar el resultado de los números de neutrófilos que tengo en la sangre me genera ansiedad, en un par de horas llegan por correo electrónico y de ellos dependen si seguimos en pie o no con la sesión de ese día.

Recuerdo que la segunda quimioterapia tuvimos que aplazarla porque los tenía en 700, recientemente había salido de una fuerte gripa y todo parecía que mi cuerpo debía tomarse mas tiempo. Otra lección de paciencia y una noticia poco agradable de recibir pues una vez se inicia este tratamiento, queremos tener una cuenta regresiva cada día y sumarle algunos días de mas no están nunca dentro de los planes.

Aplazamos la quimioterapia del lunes entonces para el viernes próximo, mis neutrófilos estuvieron por encima de 2.000 y yo sentí que recibía la segunda sesión con un cuerpo resistente. Esa sensación de llegar a enfrentarla con la cifra muy por encima de lo esperado me encantó!

Además me gustó mucho ese cambio de día, el viernes resultó ser mas tranquilo, menos gente en el centro y de alguna manera podía quedarme los dos próximos días de fin de semana en mi casa con mi familia.

A partir de la segunda sesión definieron aplicarme al día siguiente de la quimioterapia: PEGFILGRASTIM una inyección subcutánea en el estómago con un medicamento que ayuda al organismo a producir mas neutrófilos.  Eso fue maravilloso pues de ahí en adelante no solo no tuve problemas de tener esta cifra por debajo de 1.500, sino que no volví a tener ninguna llaga en la boca.

 

 

 

2- Cambio en las uñas

Uñas:

Las uñas de las manos y los pies protegen los tejidos de los dedos. Están formadas por capas de una proteína endurecida llamada queratina, que también se encuentra en el pelo y la piel.

Durante la quimioterapia el tratamiento afecta las células normales además de las cancerígenas por lo cual tener cambios en el aspecto de las uñas es muy común y por eso vemos que se oscurecen, se vuelven frágiles, se quiebran con facilidad, se separan de la piel y aparecen líneas o bandas verticales. Eso va apareciendo poco a poco.

Se recomienda mantenerlas cortas, tener muchísimo cuidado al cortar alrededor de la cutícula (lo menos posible) pues existe mas riesgo de infección. De igual manera usar guantes cuando sea necesario.

Yo he usado unos barnices marca ZOYA , me los regaló una amiga que también tuvo quimioterapia y le recomendaron esa marca porque carece de algún componente que no debe usarse (ni idea cual es).  Lo cierto es que no es recomendable usar endurecedores ni ningún tipo de tratamiento para las uñas.

 

Paciencia que volverán a ser iguales , yo siempre las pinto de color fuerte para no estar viendo su deterioro permanentemente.

 

 

1- Problemas bucales

Problemas bucales:

Como respuesta a la quimioterapia se producen una serie de inconvenientes en la boca que impiden hablar y comer bien durante el tratamiento. Yo las sufrí únicamente después de la primera sesión de quimioterapia roja pues a partir de la segunda me empezaron a aplicar  el medicamento para aumentar los neutrófilos.

Para prevenirlas he atendido las siguientes recomendaciones que han funcionado bastante bien:

Dientes y encías:

Las encías se vuelven muy sensibles, se puede sangrar con facilidad las recomendaciones son las siguientes:

-Usar un cepillo de dientes de cerdas suaves y ser muy delicado en el lavado.

-Usar crema dental para encías sensibles incluso si es necesario.

-El uso de la seda dental debe ser con muchísimo cuidado.

-Mantener la boca y los dientes limpios.

-Evitar enjuagues bucales que contengan alcohol.

-La mucositis (llagas en la boca) es una reacción inflamatoria de la mucosa que recubre las paredes del tracto digestivo superior (boca, labios, garganta):

Recomendaciones para prevenir:

Importante realizar enjuagues con bicarbonato y agua (una cucharadita disuelta en un vaso).  Se recomienda hacerlos permanentemente, incluso al levantarse en la noche.

Recomendaciones para la aparición de las llagas:

Mezclar estos 4 productos en proporciones iguales y hacer enjuagues antes y después de cada comida fue milagroso. En dos días estaba perfecta.

-Leche de Magnesia

-Acetaminofén

-Nistatina

-Lidocaina

la foto 3

 

2-Dra. Iris Luna

La doctora Iris Luna, es una excelente exponente de la exitosa combinación entre el conocimiento y el sentido humano de la medicina. Médica psiquiatra, especializada en conductas adictivas y transtorno de la imagen corporal con máster en nutrición especializado en sobrepeso y obesidad.

Nos comparte este artículo sobre el cáncer de mama e imagen corporal :

 

CÁNCER DE MAMA E IMAGEN CORPORAL.

10o Congreso Virtual de Psiquiatría. Interpsiquis.  Psiquiatria.com  

Los senos han sido, desde los inicios de la civilización, un símbolo de la femineidad y sexualidad, por lo que no es inusual que las pacientes con diagnóstico de Cáncer de mama perciban que la enfermedad ha atacado severamente a su imagen corporal y su tejido mamario. Para las mujeres, el Cáncer mamario sigue siendo una experiencia muy temida. Es normal que su diagnóstico pueda provocar dolor, enojo y miedo intenso. La mayoría de mujeres, si reciben un adecuado soporte profesional, son capaces de manejar esta patología sin desarrollar grandes trastornos psiquiátricos o disfunciones sexuales importantes. El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente y la segunda causa más común de muerte relacionada con cáncer entre las mujeres de América del Norte y Europa Occidental. De las mujeres estadounidenses, el 13% serán diagnosticadas con cáncer de mama durante su vida y más de 3% morirán de esta enfermedad. El cáncer de mama ha superado el cáncer de pulmón como la principal causa de muerte por cáncer en mujeres en el mundo, representando más de 400,000 muertes por año. El tratamiento para el cáncer de mama puede tener efectos graves sobre los órganos de la mujer. El manejo quirúrgico puede causar desfiguración, la quimioterapia puede causar calvicie (pérdida de cabello), menopausia precoz y ganancia de peso. Además, los corticosteroides pueden causar cambios en apariencia facial (cara de luna) y la radioterapia puede estar asociada a visibles cambios dermatológicos. Las mujeres que tienen que tomar decisiones acerca de los cambios de su apariencia ante un diagnóstico de cáncer de mama necesitan tratamiento psicológico, y en ocasiones apoyo psiquiátrico para valorar de que manera los pensamientos, creencias, y sentimientos y acciones sobre el cáncer puede influir en sus tomas de decisiones frente a los tratamientos. Este artículo hace referencia a las alteraciones clínicamente significativas de la imagen corporal en pacientes sobrevivientes al cáncer de mama y a su manejo integral.

Introducción

El cáncer de pecho es la enfermedad maligna más extendida entre las mujeres y a su vez se ha convertido en uno de los mayores temores para nuestra sociedad. El impacto psicológico del descubrimiento de esta patología mamaria es doble: primero, se liga a la pésima imagen del cáncer, asociada con sufrimiento, mutilación, deformidad, decadencia sexual y muerte, y por otra parte a la imagen idealizada del pecho, como un símbolo inequívoco de feminidad, atractivo físico, erotismo y maternidad. La consideración conjunta de estas dos observaciones permite junto a otras variables optimizar la información, la escucha, brindar el apoyo requerido en cada caso, para garantizar una mayor adherencia al tratamiento. Si bien es cierto, la psico-oncología es ahora una disciplina esencial. Baize y colaboradores proponen una disciplina “socio-estética”1 y desarrollada dentro del marco de una práctica más enriquecedora e integral de la oncología y la psiquiatría.

Algunas estadísticas

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente y la segunda causa más común de muerte relacionada con cáncer entre las mujeres de América del Norte y Europa Occidental 2. De las mujeres estadounidenses, el 13% serán diagnosticadas con este tipo de neoplasia durante su vida y más de 3% morirán de esta enfermedad. El cáncer mamario ha superado el cáncer de pulmón como la principal causa de muerte por cáncer en mujeres en el mundo, representando más de 400,000 muertes por año. El avance reciente en la comprensión de las bases genéticas del cáncer de mama, junto con las crecientes tasas de incidencia, ha generado el interés por la mastectomía de tipo profiláctico como método de prevención de dicha patología, particularmente en mujeres con susceptibilidad familiar3. Se sabe que aproximadamente el 5-10%4 de todos los casos de cáncer de mama están asociadas a mutaciones de líneas germinativas en los genes “Breast Cáncer” (BR CA)1 y (BR CA)2; los que están implicados en el Síndrome de cáncer de mama y ovario. (HBOC).

Consideraciones sobre el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama

La aparición del cáncer de mama y los tratamientos hasta ahora disponibles para el mismo: (quirúrgico, quimioterapia, radioterapia y otros medicamentos como esteroides y algunos medicamentos psiquiátricos) pueden provocar cambios significativos en la apariencia física, la integridad corporal y la calidad de vida de las pacientes.

El significado y la experiencia individual ante el diagnóstico de cáncer depende una mezcla compleja de elementos biológicos, psicológicos y culturales y no suele modificarse únicamente compartiendo con la paciente datos (clasificaciones, pronósticos, porcentajes) o mostrando el alcance de los tratamientos médico-quirúrgicos. Por lo general las pacientes se encuentran consternadas con el diagnóstico y en ocasiones ni siquiera han podido aceptar esta transición de la salud hacía la enfermedad.

A continuación mencionaré algunos aspectos que podrían tener relevancia cuando estamos frente a una paciente con cáncer de mama:

Aspectos psicológicos:

La vivencia del cáncer mamario en el aquí y el ahora de cada paciente se podrá comprender e intervenir mejor si tenemos en cuenta:

– Experiencias previas de salud/ enfermedad

– Estrategias de afrontamiento desplegadas con antelación

– Nivel de expresión de emociones y asertividad

– Cogniciones dirigidas hacía sí mismo (auto-esquemas)5 y hacía lo que le rodea, – los mitos, los temores, las ideas sobrevaloradas.

– El aprendizaje vicario

-Rasgos de personalidad

– Las pérdidas ó ganancias secundarias tras el proceso de enfermedad

– Antecedentes o coexistencia de relaciones conflictivas con la pareja, con la familia ó en el medio laboral

– Antecedentes de pérdidas familiares y manejo del duelo.

-Antecedentes de cáncer en sus allegados cercanos, desarrollo y desenlace.

– los antecedentes ó coexistencia de psicopatología como: trastornos de ansiedad, depresión6, trastorno bipolar7, esquizofrenia8 y trastornos mentales y del comportamiento en los que se encuentre afectada la imagen corporal (Trastornos de la conducta alimentaria, obesidad mórbida9, trastorno dismórfico corporal10)

-Consumo de cigarrillo, alcohol u otras sustancias psicoactivas.

Aspectos socio/ culturales:

Es mi culpa/ es su culpa

Dentro de nuestra cultura se encuentra profundamente arraigado el concepto de la responsabilidad personal frente a la aparición de la enfermedad; de manera que en muchas ocasiones quienes rodean a las pacientes les atribuyen la responsabilidad del cáncer a motivos diversos relacionados con los hábitos ó experiencias de vida de la persona enferma y en muchos casos la culpan además de cobardía o tener flaqueza de carácter. Esas creencias son bastante frecuentes en algunos medios, erróneas y pueden provocar grandes conflictos e ideas de culpa y auto-reproche en las pacientes. 11

Recuerdo el caso de una paciente de 26 años con diagnóstico de cáncer de mama, quien fue remitida a mi consulta porque se negaba a realizarse los últimos ciclos de su tratamiento de quimioterapia. Según ella y la teoría de su esposo quien la había abandonado pocos días antes por otra chica. La causante del cáncer había sido la “vanidad” de la paciente al negarse a dar lactancia materna a su hijo -cuatro años atrás- para que sus senos no se descolgaran. Según sus palabras, era ella la “culpable” de que Dios la castigara enviándole un cáncer de mamá y por consiguiente el

abandono de su marido. Refería ideas de muerte, marcada culpa, anhedonia y desesperanza. Después de iniciar un tratamiento farmacológico para su episodio depresivo mayor y de recibir el soporte psicológico pertinente; ella decidió retomar su tratamiento para el cáncer.

¿Sin tetas no hay paraíso?

Los medios de comunicación se encargan de idealizar y dar relevancia a los pechos cada día. Para muchas mujeres, los senos grandes (en ocasiones desproporcionados) son símbolo de belleza, feminidad, sensualidad, competitividad en el mercado de las apariencias y en algunos casos, se convierten en un instrumento útil para escalar una posición económica. La mujer actual se ve bombardeada por las tendencias de la moda y la presión social, las imágenes de los pechos son omnipresentes y dichas imágenes se constituyen en una inspiración y en casos más dramáticos en una obsesión para muchas mujeres.

¿Qué es un pecho?, Esto depende de quien haga la pregunta, respondióeMarilyn Yalom, autora del libro: “History of the Breast in the Western Society” los bebés ven comida, los hombres ven un fetiche, los médicos ven enfermedad y la gente de negocios ve el signo dólar.

El cáncer de mama puede ser más devastador en aquellas mujeres que han hecho un culto a la belleza física y tienen grandes expectativas al respecto.

Identidad Social

Schain y Foltz (1987) entrevistaron a diversas mujeres en donde la mayoría mencionó que la pérdida de las mamas había afectado su identidad social. Todas mencionaron evitar el contacto social con los amigos y familiares, hablaron del miedo a que los demás se dieran cuenta de su problema físico, de cómo se produjeron cambios en la conducta de sus familiares y amigos al enterarse y de cómo constantemente están al pendiente de su pecho. Estas mujeres refirieron esconder su deformidad no solo por la evasión, sino también por el uso de ropa excesivo. Otra de las conductas de evitación es el tomar baños cortos con el propósito de no verse (y sentirse) a sí mismas y la “vergüenza” de ser sorprendidas por su pareja.12

La edad: Se ha demostrado que las mujeres más jóvenes tratadas para cáncer de mama reportan mayores disfunciones sexuales y problemas relacionados con la imagen corporal, que las mujeres pos menopáusicas siguiendo un tratamiento de cáncer mamario.13 Las mujeres jóvenes con cáncer de mama tienen mayor estrés emocional que otras cohortes de pacientes. En teoría, la pérdida de un seno o su desfiguración es más dolorosa para una chica que tiene altas expectativas relacionadas con la belleza física. Muchas mujeres solteras que se están recuperando de un cáncer de mama tienen dificultades para concretar citas y relacionarse con el sexo opuesto. Por otro lado la infertilidad potencial, la menopausia prematura y la atrofia vaginal también afecta el auto concepto y auto eficacia de estas mujeres en relación a su deseo sexual y pobre futuro obstétrico. La investigación en mastectomía vs conservación de la mama a lo largo de todas las edades de la mujer, ha demostrado que el estrés psicológico general, la satisfacción marital, y sobre todo la frecuencia de las relaciones sexuales y funcionamiento sexual no presenta grandes diferencias entre los dos grupos de tratamiento. La mujer que ha conservado sus senos tras un cáncer de mama tiene una mejor imagen corporal y se siente más cómoda con la desnudez. Hay alguna evidencia acerca de la asociación entre la conservación del tejido mamario y una mayor seguridad y protección en el área psicológica de la mujer joven14.

Aspectos quirúrgicos: Después del diagnóstico del cáncer de mama, las pacientes reciben la información acerca del tratamiento local y sistémico. El establecimiento de una relación empática y una buena comunicación es de vital importancia en este primer momento, así como la elaboración de la historia clínica, la valoración clínica de la mama, la revisión de las imágenes diagnósticas, y una discusión interactiva y esclarecedora con la paciente acerca de las opciones de manejo y posible reconstrucción del seno. Algún tipo de manejo quirúrgico se indica en virtualmente todas las pacientes con cáncer de mama, generalmente como la primera parte de un plan de manejo con varios componentes. El principal objetivo de la cirugía es la remoción de la neoplasia y definir con exactitud la etapa en la que se encuentra la enfermedad. Las opciones quirúrgicas posteriores van desde la conservación de partes del tejido mamario, ó la mastectomía. El procedimiento quirúrgico a menudo incluye la valoración de los nódulos linfáticos regionales para valoración de metástasis, como también la disección de nódulos linfáticos axilares o el método menos invasivo de la biopsia del nódulo linfático centinela, con el propósito de definir el estado del tumor y guiar la terapia coadyuvante15.La introducción de las llamadas técnicas Onco-plásticas, que combina conceptos de oncología y de cirugía reparadora del seno, tiene como meta importante evitar incisiones excesivas y poco adecuadas, buscando mejorar los resultados estéticos y eventualmente la auto imagen y calidad de vida de las pacientes 16. Se puede ver en un reciente estudio publicado acerca de la revisión de la literatura en cáncer de mama y calidad de vida entre 1974 y 2007.17 que los diversos procedimientos quirúrgicos condujeron a resultados relativamente similares en términos de calidad de vida; aunque se anota que las pacientes sometidas a mastectomía comparadas con pacientes sometidas a cirugías más conservadoras reportaron mayor compromiso en su imagen corporal y en el funcionamiento sexual ; aspecto que se hace más relevante en la población de mujeres jóvenes. El linfedema, la presencia de grandes cicatrices, retracciones y la deformidad son unos aspectos muy temidos por las pacientes y que pueden afectar de manera importante la imagen corporal.

Tratamiento sistémico para el cáncer de mama: Aquí se incluyen los agentes cito tóxicos, hormonales y terapias inmunológicas. Estas medicaciones son utilizadas en diferentes estadios de la enfermedad. Por lo general los agentes para uso sistémico son activos al inicio de la terapia en un 90% del cáncer primario de seno y 50% en las metástasis. 18Quimioterapia: Esta puede ser usada como adyuvante (en combinación con o en adición a la cirugía o la radioterapia) ó pre quirúrgica. Estos medicamentos afectan la médula ósea, el tracto digestivo y además provocan la caída masiva del cabello19, menopausia precoz, aumento de peso corporal y pueden causar ulceraciones en los labios y compromiso de en la apariencia de las uñas (quebradizas y con líneas verticales) y la piel (descamación, sequedad y enrojecimiento). Los efectos “visibles” suelen ser angustiantes y complejos de manejar para muchas mujeres, quienes perciben un deterioro en su estado físico general y asisten a una odiosa e incontrolable metamorfosis de su cuerpo. Terapia hormonal: En general se usa tamoxifeno, que bloquea la utilización de los estrógenos. Los efectos secundarios son irregularidades menstruales, sequedad vaginal, infertilidad y en algunas ocasiones trastornos de la circulación venosa. Dexametasona: Puede ocasionar obesidad centrípeta, fragilidad en la piel, cara de luna llena; lo que para algunas pacientes es bastante molesto y antiestético.

Radioterapia: La radiación es usada con más frecuencia para el cáncer de mama de etapa temprana después de la cirugía que conserva el seno. También se utiliza después de mastectomía, en caso de haber extirpado un nódulo centinela y muestra cáncer, o si 4 ó más nódulos axilares han mostrado cáncer. El nódulo centinela es el nódulo linfático más cercano al sitio original del tumor. La radioterapia puede utilizarse después de la mastectomía si pocos ganglios son afectados, dependiendo de otras características del caso. Los efectos secundarios de este tratamiento son: Fatiga, piel irritada, áspera, roja, o sensible en el seno tratado, piel despellejada en el seno tratado.

Vemos como el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama afecta a las mujeres física y psicológicamente. Existen muchos factores obvios y apremiantes que se relacionan directamente con un marcado estrés psicosocial en las mujeres que tienen que hacer frente al cáncer de mama, así como encarar una enfermedad potencialmente mortal, tratamientos dolorosos y que provocan un deterioro significativo en la calidad de vida, y cambios significativos en sus roles de su vida en pareja, familiares y laborales. Aunque los factores que se acaban de mencionar son importantes, los factores mencionados anteriormente que afectan la imagen corporal son también una fuente importante de ansiedad, ira y confusión para las pacientes.

Las mujeres en su gran mayoría se preocupan por cuidar y mejorar su apariencia física, mantener estable o disminuir el peso corporal (89%), así como por evitar los estragos del tiempo sobre la tonicidad de su cuerpo y la textura de la piel. Tales preocupaciones pre mórbidas son a menudo inculcadas profundamente desde tempranas edades y pueden contribuir para generar malestar psicológico importante y difícil adaptación ante los cambios dramáticos, en los que la paciente se observa desfigurada, con alopecia, gorda, envejecida y avergonzada de cómo luce. 20 Estas pacientes necesitan una valoración seria de las representaciones mentales e ideas subjetivas que tienen de su cuerpo (Imagen corporal) después de la aparición del cáncer, así como brindarles elementos cognitivos que les permitan reestructurar esa imagen corporal alterada contribuyendo al fortalecimiento de imaginarios, emociones, habilidades sociales y nuevas competencias dentro del ámbito social y en la vida de pareja. Al ser la imagen corporal un constructo psicológico multidimensional; debemos tener en cuenta los tres tipos de imagen corporal para trabajarlos con cada paciente:

-Imagen perceptual: tamaño, proporción, forma del cuerpo y componentes

– Imagen Cognoscitiva: pensamientos automáticos, creencias referentes al cuerpo, inferencias, interpretaciones, conclusiones, diálogos internos con relación al escrutinio social)

-Imagen emocional: Sentimientos acerca del grado de satisfacción con la figura y las experiencias que le brinda el cuerpo a la persona 21,22.

La imagen corporal que cada persona tiene de sí misma, es una experiencia subjetiva, y no siempre existe una correlación con la realidad. Cuenta con ciertas características: a) es asumida como un concepto multifacético, b) se interrelaciona por los llamados sentimientos de auto conciencia, c) Está social y culturalmente determinada, d) es un constructo siempre en movimiento (varía durante la vida en función de las experiencias personales e influencias sociales y culturales), e) influye en los procesos de información, f) interviene decididamente en los comportamientos. 23 Es por esto que la imagen corporal se convierte en un elemento muy valioso en el momento de ofrecer un tratamiento integral a la paciente con cáncer de mama.

Gran parte de la literatura disponible sobre el tema de la imagen corporal asociada al cáncer es fruto de la observación, en algunos casos ateórica y anecdótica en otros. Existen algunas revisiones bibliográficas de la literatura disponible relacionadas con la salud y la calidad de vida de las pacientes con cáncer, además de algunos trabajos empíricos, algunos de ellos de mala calidad, dando como resultado hallazgos inconsistentes. La interpretación de algunas investigaciones en esta área se dificulta debido al empleo de instrumentos de investigación que no han sido validados apropiadamente. Las definiciones de imagen corporal han sido a menudo tautologías (v.g., “positiva”, “negativa,” “segura”, “insegura”, “mala”, “buena”), no suelen haberse tenido en cuenta las diversas dimensiones de un constructo tan rico como lo es la imagen corporal. En otros trabajos, el término “imagen corporal” se ha empleado para referirse a otros elementos que están relacionados a la misma como: la calidad de vida, la sexualidad, la autoestima, el estigma, y auto consciencia.

Los factores anteriormente citadas por Craig A White24, han entorpecido el estudio y el tratamiento psicológico de los problemas de imagen corporal en los pacientes del área de Oncología. Afortunadamente con el auge de la psicooncología y la psicología de la salud, los investigadores en

la actualidad procuran especificar en detalle los constructos psicopatológicos necesarios para comprender en qué forma los padecimientos oncológicos afectan la imagen corporal de quienes los padecen y reciben tratamiento.

Algunos autores mencionan un proceso psicológico adaptativo llamado “duelo oncológico” y que se compone por una serie de fases, no necesariamente secuenciales por las que pasa el paciente durante los primeros meses que le siguen al diagnóstico del cáncer. Este duelo parece ser también un mecanismo de re acomodación psíquica, que permite que la paciente estructure mecanismos de afrontamiento frente a los desafíos físicos, emocionales, sociales y emocionales a los que se verá enfrentada a partir de ese momento. Las etapas son negación, rabia, pena, negociación y aceptación. El acompañamiento profesional de estas etapas del duelo oncológico, suele facilitar las intervenciones psicológicas posteriores y la adherencia a los manejos clínico o quirúrgico. Como vimos en el apartado anterior la mama es un órgano con una representación cultural, personal e interpersonal bastante intrincada. Debido a esto, el diagnóstico, tratamiento, secuelas, efectos secundarios serán vívidos por la paciente de una manera singularmente compleja. La asimetría corporal, por leve que parezca; las cicatrices; las depresiones o acartonamiento cutáneo, el edema y otras cosas serán interpretadas de manera particular y en ocasiones incomprendidas y minimizadas por el entorno social y familiar de la paciente; pues al ser la imagen corporal un constructo subjetivo y multifacético como se mencionó antes, las quejas estéticas de la paciente, podrían parecer desproporcionadas a los ojos de otros. La percepción, creencias y emociones generadas por las imperfecciones o deformidades físicas suelen interferir negativamente en las relaciones íntimas y hasta llegar a contribuir al aislamiento social.

La intervención psicológica y abordaje de la condición crítica en que se encuentra la imagen corporal debe abarcar cada una de las etapas o fases de enfermedad:

Fase de diagnóstico, fase de tratamiento, fase de intervalo libre de enfermedad, fase de supervivencia, fase de recidiva y fase final de la vida.25

La imagen corporal es un importante predictor de resultados de tratamiento, con las medidas de la imagen corporal después del tratamiento para el cáncer de mama se puede explicar el 59% de la varianza en adaptación psicosocial26. La percepción más positiva de la imagen corporal correlaciona con la más elevada auto-eficacia al enfrentar el cáncer de mama y sus tratamientos27. Mientras que el incremento de la preocupación por la integridad corporal es predictor de elevaciones del estrés, disrupción social y deterioro en el deseo sexual.28,29,30. A pesar de lo anterior se necesita un mayor consenso para hacer una valoración lo más completa posible de la imagen corporal de las mujeres en las diferentes etapas de manejo del cáncer de pecho, adicionalmente todas esas intervenciones psicológicas que han demostrado ser eficaces para manejar problemas de imagen corporal en otros grupos de pacientes deberían será aplicadas en las pacientes con neoplasias mamarias. Este artículo pretende dar relevancia al papel que cumple la imagen corporal en el cáncer de mama y al mismo tiempo convertirse en una invitación a incursionar en este tema.

1-Dra. Patricia Restrepo

La Doctora Patricia Restrepo es una autoridad en el área de la nutrición en nuestro país. Es médica  de Instituto Ciencias de la salud CES en Medellín, con postgrado de Nutrición Clínica en la Universidad de Boston, USA.

Nos comparte estos consejos de gran valor para el manejo nutricional:

NUTRICION PARA PACIENTES Y SOBREVIVIENTES DE CANCER DE MAMA:

Después de un diagnóstico de cáncer de mama, las mujeres tienden a re-evaluar su nutrición y las prácticas de salud.  Muchos se preguntan cuál fue la causa de este cáncer que ocurra y lo que los cambios de estilo de vida que debería estar haciendo.  La mayoría de las mujeres creen que deben hacer cambios dietéticos importantes para garantizar buenos resultados tras el tratamiento del cáncer de mama.  Sin embargo, una dieta saludable es sólo uno de varios factores que pueden afectar el sistema inmunológico, ejercicio y control del estrés son tan importantes en la mejora de su salud en general y el bienestar.

 Pautas para una alimentación saludable

No hay alimentos o suplementos dietéticos, que actuarán como “soluciones mágicas” para prevenir que el cáncer de mama vuelva a aparecer.  Las Guía del Instituto Nacional del Cáncer, para la prevención del cáncer se pueden utilizar para reducir la probabilidad de recurrencia del cáncer de mama.  Estas directrices incluyen:

•          Aumentar la ingesta de frutas, verduras y granos enteros

•          Disminuya el consumo de grasas a <30 por ciento de calorías

•          Reduzca la ingesta de alimentos curados, encurtidos y ahumados

•          Alcanzar y mantener un peso saludable

•          El consumo de alcohol debe hacerse con moderación, en todo caso

MITOS:. Debo comer una dieta orgánica para reducir mis posibilidades de una recurrencia Obtenga los hechos .

 Las frutas, verduras y granos enteros:

Frutas, verduras y granos enteros se sabe que contienen fitoquímicos con propiedades antioxidantes, anti-estrógeno y propiedades quimiopreventivos que pueden prevenir el cáncer.  Recomendamos cinco o más porciones de frutas y verduras al día.  Las verduras crucíferas (brócoli, coliflor, col rizada, repollo y coles de Bruselas) son especialmente ricas en fitoquímicos.

Los granos enteros son los alimentos no procesados que son altos en carbohidratos complejos, fibra, vitaminas, minerales y fitoquímicos.  Los consumos elevados de fibra pueden tener un beneficio positivo al alterar las acciones hormonales de cáncer de mama y otros cánceres hormonales dependientes.  La ingesta de fibra diaria debe ser de 25 a 35 gramos de fibra insoluble y soluble.

FAMILIA DE PLANTAS           EJEMPLOS

Granos:                                           El trigo, el centeno, la avena, el arroz, el maíz, el trigo, la cebada

Vegetales de hojas verdes:     Lechuga, espinaca, acelga, endibias, hojas de remolacha, lechuga romana

Las verduras crucíferas:          El brócoli, la col, el nabo, coles de Bruselas, coliflor, coles, col china, el berro, la col, la col rizada, hojas de mostaza, colinabo

Verduras umbelíferas:             El apio, el perejil, el hinojo, la zanahoria, la chirivía

Vegetales de Allium:                 El ajo, la cebolla, la cebolla, cebollino, puerro

Legumbres:                                  La soja, guisantes, garbanzos, habas, maní, algarrobos, frijoles secos (riñón, mung, pinto, negro de ojos), lentejas

Verduras solanáceas:              Familia de las solanáceas: berenjenas, tomates

Hortalizas cucurbitáceas:      La familia de la calabaza: calabaza, calabaza, pepino, melón, sandía

 Combatientes del cáncer potenciales en los Alimentos

Fitoquímico                                 Alimentación Fuente

El sulforafano:                            Los brotes de brócoli

Los isotiocianatos:                      Mostaza, rábano picante, vegetales crucíferos

Los compuestos fenólicos:      El ajo, té verde, soja, granos de cereales, las crucíferas, umbelífera, cucurbitáceas, hortalizas solanáceas, raíz de regaliz, semillas de lino

Flavanoides:                                  La mayoría de las frutas y hortalizas (crucíferas, ajo, cítricos, semillas de alcaravea,,, hortalizas cucurbitáceas solanáceas umbelíferas, salvia, alcanfor, eneldo, albahaca, menta)

Organo-sulfuros:                         El ajo, la cebolla, el puerro, la cebolla, las verduras crucíferas

Isoflavonas:                                  La soja, las legumbres, las semillas de lino

Indoles:                                          Las verduras crucíferas

Los carotenoides:                      Oscuras amarillo / naranja / verduras y frutas

 Recomendaciones para el consumo de grasa

Existe controversia sobre el papel de la grasa de la dieta en la promoción de cáncer de mama.  Algunos estudios en animales y los datos epidemiológicos han sugerido que el tipo de grasa que se consume puede iniciar el desarrollo de cáncer de mama.  Le recomendamos que:

•          Limite el consumo de alimentos altamente saturadas como la carne de vaca, cordero, carnes de órganos, quesos, crema, mantequilla, helados

•          Disminuya los alimentos que contienen ácidos grasos trans, tales como preparados comercialmente productos de panadería, galletas y margarina

•          Aumente el consumo de aves de corral, pescado y proteínas vegetarianas (legumbres y lentejas).  Aumentar el consumo de pescado a 3 veces por semana aumentará la ingesta de grasas omega-3 poliinsaturados.  La investigación ha sugerido que estos ácidos grasos pueden inhibir el crecimiento de tumores de mama.

  Peso Saludable

Las mujeres obesas tienen mayores niveles circulantes de estrógeno que las mujeres en su peso corporal ideal.  Muchos estudios han demostrado una asociación entre el tamaño de la masa corporal y el cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas.  Se recomienda la reducción de peso a través de una dieta saludable (cinco comidas pequeñas; más frutas, verduras y granos, menos carne, lácteos, grasas y azúcar) y el ejercicio.  Proporcionamos asesoramiento de pérdida de peso que se centra en consejos de alimentación saludable y modificaciones de comportamiento que proporcionarán resultados a largo plazo.

Consumo de Alcohol

 Varios estudios han demostrado una asociación entre el consumo de alcohol y el cáncer de mama.  El papel del alcohol en el desarrollo del cáncer de mama sigue siendo poco clara.  Las pautas dietéticas sugieren que una mujer consume no más de una bebida al día.  Las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama deberían considerar evitar el alcohol.