22- Terminando mis quimioterapias…mi reflexión.

 

Hoy, ya estoy a solo una quimioterapia de terminar esta parte del tratamiento. Estoy a pocos días de que este “Tsunami” recupere del todo su calma y todo vaya volviendo finalmente a la normalidad.

No puedo quejarme, por el contrario tanto para agradecer porque estas grandes olas y este movimiento de la tierra me tomaron “bien parqueada”en la playa.

Incluso, me he preguntado mucho de donde viene la capacidad de manejar las cosas con tranquilidad…con aceptación… Confieso que a veces me desconozco.

Tengo varias respuestas, quizás la más potente y recurrente en estos casos: la fe.  Esa paz que da “delegar para arriba” y entregarle al jefe el problema para que el lo resuelva con su experiencia y seguridad.

Pero encontré en tantas noches de preguntas y respuestas, en tantos momentos de autoevalucion que ocurren en este tipo de caminos, que sin duda el ” sufrimiento” cuando estuve pequeña me dio la garra para manejarlo.

 

Sufrimiento? Dirán algunos que me conocen.  Si fue la menor de 8 hermanos… la mas mimada…si en esa casa se hacia lo que ella quería…

Pero gracias a Dios , la vida de manera obligada nos presenta situaciones difíciles, especialmente en edades de formación importantes, que mis papás por estar concentrados en trabajar el uno  y la otra en manejar una casa de tantos no alcanzaban seguro a percibir.

Pues si, sufrimiento, situaciones difíciles cuando era niña y adolescente que gracias a Dios existieron y que hoy me tienen parada, tranquila y feliz!

1- Mi hermano me hizo llorar mis ojos.   Yo llegué cuando el tenía 7 años entonces “acabé con su reinado”. Me buscaba pleito, me hacia bulling permanente.  Me decía que me habían recogido de una canasta en una quebrada porque me habían abandonado por fea y cuando estaba más grande me desapareció con poderes mágicos que el tenía y se confabuló con mis otros hermanos para que no me vieran por unas horas.

Convivir con una persona de este tipo “in house” es duro, pero da la capacidad de tolerar…de tener paciencia … De ser resistente!  Además en esa situación, como en esta enfermedad yo estaba en desventaja, el era más fuerte que yo, más potente y tenía el control. Si yo le demostraba miedo y me entregaba estaba perdida!

Gracias a Dios existió, gracias a esa pesadilla eterna aprendí a tolerar la compañera de colegio, universidad o trabajo que se comporta así… Gracias a Dios aprendí que ante esas situaciones las batallas se ganan con inteligencia y sensatez y tranquilidad. Ademas aprendí que es MI problema y de nadie mas.

Afortunadamente esto duro la infancia, pues desde la adolescencia mi hermano se convirtió en mi compinche, lo adoro con mi alma y no concibo mi vida sin el antes y después . A el le debo este “callo”  y no tengo como pagarle el favor que me hizo!

2-Cuando yo nací mi papá había venido progresando en su vida laboral pero aún así tenía 8 hijos para sostener. Su familia no tenía dinero en exceso y por el contrario ayudaba a algunos que lo necesitaban.  Pero yo, por ser la menor, fui afortunada en poder tener acceso a un colegio aspiracional.

Fue maravilloso, no sólo porque allí encontré , unas amigas/ hermanas del alma (entre ellas mi socia) sino que precisamente allí aprendí cada día que el mundo no era como yo quisiera y que tenía que aceptar con amor mi condición.

Mis amigas, muchas de ellas, tenían acceso a todo lo que querían, venían en su mayoría de familias con una condición económica muy favorable que les permitía tener acceso a intercambios, viajes, ropa, carro…todo con facilidad.  Para mi todo era una lucha. Cualquier cosa, por pequeña que fuera tenía que sudarla literalmente para conseguirla. Cuando quería comprar algo mi papá me preguntaba cuanto costaba y me daba siempre la mitad. Yo tenía que buscar la manera de conseguir lo demás, desde que tengo uso de razón fue así.

No era fácil tocar las puertas del barrio (y más si abría la puerta el niño que te gustaba) para ofrecer naranjas de la finca, vender ciruelas con sal en el colegio y ni hablar de ahí para adelante las mil cosas que llegué hasta a producir con terceros para poderme dar los gustos que quería.

Pero digamos que eso era menos relevante a tener la capacidad de sentirme en ocasiones diferente a las demás.  Eso si que es importante, pues en el manejo de los efectos secundarios de estos tratamientos es definitivo tener fortalecida la personalidad y así duela enfrentarse uno mismo al espejo y enfrentar la humanidad, hay que tener la valentía de salir y enfrentar el mundo.

Ser “el Unico” , ser ” el parche”, frases que a veces nos dicen nuestros hijos cuando no pueden hacer o tener algo… Es maluco, es verdad , pero hay que serlo de vez en cuando, eso forma y mucho! . Y por otra parte, tener que luchar, tener que trabajar, tener que esforzarse sin preguntarse porque a los demás no les pasa y a mi si, facilita las cosas y deja un sabor dulce al final.

3 -Pero la parte económica para una adolescente era lo de menos, la belleza física era la mas importante y la verdad no era mi fuerte. Tenía unas amigas hermosas, de ojos claros o morenas divinas… En cambio yo, (“siempre salió muy negrita”como decía mi abuela que era muy racista), tenía un pelo horroroso que se mejoró radicalmente después de la adolescencia pero que hizo que en 5to grado mis amigas me pusieran el sobrenombre de “pelitrapeadora”.

Si que sufrí con eso! Todo un salón riéndose y burlándose por muchos meses y yo sin nada para hacer distinto a hacerme la fuerte y llegar a la casa mirarme en el espejo y tratar de todas formas que el pelo se mejorara. Me pase domingos enteros con aguacate en la cabeza, con huevo, penca sábila y mayonesa…con lo que fuera buscando una salida a ese problema.

Que ayuda! Que gran ayuda me hizo la persona que me hizo bulling por meses con el tema! Que me sacó muchas lágrimas y que llevó mi autoestima al piso a los 11 años, que puso a temblar mi seguridad y me hizo sentir envidia de las demás.

Que ayuda me hizo cuando me puso el sobrenombre que todavía recuerdo con detalle cómo y cuando fue … Cuanta angustia sentí pero que fuerte me volvió!

En este caso, tenía un peso gigante encima, pero vuelve y juega… Para ganar esa batalla yo tenía que mostrar fortaleza así sintiera dolor, y sólo con inteligencia y tranquilidad la iba a ganar y así fue!  Mi pelo cambió a los pocos años y terminó siendo más lindo de la cuenta.

Además, como sentía que la belleza física no sería mi fuerte, me volví la más querida y la más simpática y le busque una salida diferente a un problema que yo sentía no podía cambiar y para que ….pero eso también funciono!

 

En conclusión, lo que he aprendido en este proceso, en el análisis de esta situación de esta manera particular, es que quienes tenemos hijos queremos evitarles a toda costa que sufran, que vivan momentos difíciles… Les queremos armar mil actividades, comprar mil cosas que no necesitan para que no se queden atrás, Opinamos en la pelea con los amigos, hablamos en el colegio para solucionarles los problemas con la tarea, con el profesor. En fin, cometemos desde el amor profundo, muchos errores para hacerles la vida más fácil.

Con esto definitivamente no los estamos preparando, les estamos mostrando un mar sereno, con olas manejables y pequeñas y cuando les llegue el tsunami que llega disfrazado de diferentes maneras no van a saber que hacer.

Hoy, doy gracias a la vida porque me dio la formación para poder enfrentar esta enfermedad desde tantos aspectos con tanta tranquilidad. No tuve que entrenar mi cuerpo físico y emocionalmente, ya todo estaba en el disco duro y simplemente lo apliqué.

Ahora, como soy mamá , no quiero que nada malo le pase a mis hijos, y trato indirectamente de anticiparme a las situaciones incómodas que puedan tener para que “sean más felices” . Lo que debo preguntarme es: ¿Como los estoy preparando para la vida? ¿Será que si les estoy haciendo un favor? Ahora veo que no, definitivamente NO!

Mi mamá hubiera dado su vida, hecho hasta lo imposible porque ni mi hermana ni yo tuviéramos cáncer, estoy segura, así como lo hacemos la mayoría de las mamás. Pero eso no esta bajo su control y la vida es así… Además, quizás nos hubiera evitado sufrimientos físicos y momentos de angustia, pero nos habría privado de ver la vida como la vemos hoy, de recibir el gran regalo de valorarla y sentirla más que nunca, de recibir en vida tanto amor!

Mi mamá nos hubiera privado de algo tan bonito y que llega escondido en el paquete llamado cáncer  y nos abría solucionado ese momento pero nos había robado el premio para degustar el tiempo que tengamos de vida.

Hoy, estoy a pocos días de llegar al final de esta etapa, de llegar al final de 6 meses de aprendizajs en estas quimioterapias en tantos aspectos.

Doy gracias a la vida porque además de darme una nueva oportunidad de vivir y de valorarla más, me esta iluminando el camino para que mis hijos que vienen detrás estén preparados. Pido también a Dios que me dé la capacidad de aceptar las cosas difíciles que les toque vivir para que los haga mejores personas y estén preparados para la vida, le pido que me permita mirarlos desde la barrera allí para que sean más fuertes, para que sepan manejar una adversidad.

Le pido a Dios que conserve en mi y le de a ellos la capacidad de ver que en la vida aunque se presenten momentos oscuros siempre podremos descubrir con mas fuerza donde está su pedazo color de rosa.

 

Advertisements

4- Mi hijo menor

Para las mamás los hijos son nuestra inspiración, son el motor de nuestra vida, la razón de vivir, de ser mejores.

Para las mamás los hijos no crecen, los seguimos viendo pequeños así vuelen solos.  

El menor de mis tres hijos será siempre mi bebé , por eso, desprenderme de el justo ahora donde tanto lo necesito requiere de un gran esfuerzo.  Pero precisamente, como soy su mamá y doy mi vida entera por el le abro las puertas al mundo para que llegue tan lejos como sus capacidades y la vida quieran que el llegue.

Ayer se fue y aunque el vacío de su ausencia parte mi alma, la alegría de lo que vivirá supera cualquier sentimiento que yo pueda sentir. Esta carta es para el:

Mi Querido hijo:

Como corre el tiempo cuando la vida nos da tantas bendiciones!

Has crecido tanto. En cuerpo y alma!  Tu sensibilidad, tu alma y tu capacidad de conectarte con el corazón de los demás es superior a tu edad, a la mía y a la de muchos,

Me siento como mamá realizada de ver el ser humano que eres, la bondad y humildad que existe dentro de ti a pesar de tener 13 años. Me da tranquilidad poder ver que en este sentido “estas listo” tienes unos valores profundos y bien formados, los reconoces en los demás y siempre estas dispuesto para servirle a quien necesite de tu calor.  Deberías enseñarme Sai, quisiera yo, que soy tu mamá aprender eso de ti, todo eso que venía en el paquete de Simón  que nos sorprende en la medida que pasamos los años a tu lado.

Siempre has sido un niño en paz, aunque tu nacimiento fue sin anestesia y el dolor físico de tu parto a sangre fría (con desgarro incluido)  ha sido el más grande que he sentido en mi vida, si que valió la pena!

Algo parecido a lo que me ha pasado con esta enfermedad Sai, es increíble como existe la “ley de la compensación” como dice mi mamá y en ambos casos son dolores que nadie quiere vivir, que ambos generan miedo y sobretodo que creemos incapaces de soportar y mira tu, pasan y después de los días, meses y años sentimos que cada día es uno más de felicidad!

Desde pequeño has sido tranquilo y equilibrado, pocas veces, muy pocas, pierdes la cordura.  No se si tu tratamiento con el casco en la cabeza cuando tenías 5 meses de nacido tuvo algo que ver. Tenías plagiocefalia por haberte ubicado de manera temprana en el canal de parto y mientras creciste allí tu cabecita estaba tomando una forma inadecuada, afortunadamente lo descubrimos a tiempo y pudo corregirse quedando más que perfecta.

Recuerdo que quienes te veían en la calle sentían admiración de ver como te aguantabas ese casco todo el día, para jugar, para dormir. Yo como mamá vivía con el corazón partido de verte correr las gotas de sudor y cuando te lo quitaba para bañarte y quedabas maltratado en la frente y parte trasera de la cabeza se me salían las lágrimas, las mismas que tu me devolvías con una sonrisa.  Tal cual como es ahora, tal cual como lo has hecho  en este proceso que estamos viviendo como familia, cuando pocas veces me ha ganado el corazón  sobre la razón y se me ha salido alguna lágrima frente a ti, siempre estas ahí con esa paz para abrazarme, matarme el ojo, darme besos y sobretodo para aconsejarme después a solas de manera profunda y madura de como debo ver la vida, eres increíble Sai, eres un bálsamo para mi!

Cuando empezaste a crecer, empezamos a descubrir esa “frescura” que todavía persiste, la misma de tu tío Diego,  mi hermano que trascendió hace casi 30 años por motivo de un accidente de tránsito donde la mezcla de velocidad + cerveza se hizo sentir.

Desde muy chiquito empezaste a parecerte a el, no se sí los parecidos son reales o son creados por mi, pero siempre lo he sentido. Quizás sea ese deseo mío de tenerlo tan presente lo que me hace ver en ti la calma que irradiaba, la “bacaneria” que lo caracterizaba y esa sonrisa que siempre estuvo.

Tu tío y yo éramos muy cercanos, yo era su hermanita chiquita, complice de sus pilatunas y sufrí mucho con su  accidente y con su pérdida; Hoy, tantos años después, cuando sueño con el me duele profundamente el corazón. Hay algo extraño entre Diego, tu y yo. Hay algo que nos une que va más allá.

Le relación con tus hermanos ha sido muy bonita. Cuando estabas chiquito y tus dos hermanitos mayores peleaban por la ventanilla tu te ofrecías a cederle la tuya, cuando peleaban por un dulce o un juguete , tu también lo entregabas, no te gusta el conflicto y prefieres evitarlo bajo cualquier circunstancia.

Ahora que todos son adolescentes se quieren y respetan a pesar de las grandes diferencias en modo de ser de cada uno. Esa frescura tuya los hace respirar profundo cuando te vuelves a dormir y salen tarde para el colegio, cuando dejas desorden, cuando no te sale la camisa con el pantalón y tenemos que esperar a que te cambies. Pero ellos también reconocen y disfrutan de tu nobleza y bondad. Saben que eres una pieza de la familia que tiene de sobra esa inteligencia emocional que todos quisiéramos tener.

Con el papá compartes muchas cosas: hablan de las noticias que pasan en el mundo pues siempre  vives enterado, comparten la pasión por el futbol y tienen en común la buena voz. Oirlos cantar juntos es lo mejor que me puede pasar!

Ahora, como las mamás deseamos lo mejor para los hijos y queremos que sus sueños se cumplan te fuiste ayer cinco meses  lejos de mi. Y te vas porque tu felicidad está por encima de la mía. Porque cuando nacen los hijos uno logra entender fácilmente porque damos la vida y entregamos todo así nos duela por su bienestar.

Te vas porque aunque este sea el momento de mi vida donde mas te necesito cerca, siento que la vida tiene que seguir a pesar de las cosas diferentes que estén pasando en casa y te vas a pesar de que tus abrazos, tus besos y tus palabras al oído los vaya a extrañar las 24 horas del día.

El tiempo volará mi vida y rápidamente estarás de regreso. El tiempo pasará tan rápido como estos 6 meses que marcaron nuestra vida, el tiempo pasará y encontrarás una mamá con el pelo en el mismo punto que el tuyo y vas a sentirte muy feliz!

Te amo Sai, que el señor te proteja cada día, que tu bondad sea recibida por quienes tendrán la fortuna de tenerte a tu lado, que tu imagen como representante de nuestra familia, de tu colegio, de tu ciudad y de tu país quede en alto. Que la familia tan especial que te espera con tanto amor sea nutrida con tu presencia, que tus compañeros de salón de diferentes países del mundo vean en el nuestro un “destino” llego de seres HUMANOS y bien intencionados. Tu vas a demostrarles a muchos que quizás no han oído hablar de nosotros sino cosas negativas que los buenos somos más.

Tienes una gran responsabilidad Simón, te vas porque confiamos plenamente en ti, en tus buenas decisiones, en saber lo que esta bien y lo que no y en hacer que este tiempo sea de gran crecimiento para ti en conocimiento y madurez.

Te adoro mi amor, y aunque te extrañe cada segundo estoy dichosa y doy gracias a la vida de esta oportunidad que marcará tu vida para siempre.

La mamá.

la foto 3 la foto 1 la foto 2