1- Victoria Hinestroza Orozco

Vito mi hermana, mi amiga del alma.

Cuando nací ella tenía 16 años por eso ha sido otra mamá para mi.

En noviembre del 2010, a sus 57 años fue diagnosticada de cáncer de mama, sentí pánico, sólo pensar que podría llegar a faltar fue motivo de muchas lágrimas y desvelos que ella nunca supo; recuerdo especialmente el día que la rapé, recuerdo su tristeza, la que podía ella expresar y recuerdo la mía que debía ocultar.

Hoy Vito disfruta la vida más que nunca en compañía de su marido, sus hijas y sus nietos.

Es una mujer muy feliz desbordada en amor y generosidad a todo aquel que la rodea.

Este es su testimonio:

Victoria Hinestroza O.

MI AMIGO EL CANCER!

Nunca pensé que lo podría llamar asi, pero con el tiempo he podido entender todo lo que me enseño!

Mi sentimiento inicial fue de miedo profundo!: Esto no me puede estar pasando a mi…es una pesadilla y ya voy a despertar! Quiero ver crecer a mis nietos, disfrutar mis hijas, envejecer con mi marido…  gozar a mis sobrinos…estar con mis hermanos…ir al algo de primas! Y mis papas? No lo soportarían! Mi trabajo? Mis amigas? Donde va a parar todo esto?

Tenia la sombra de la muerte reciente de mi prima, una mujer excepcional y aunque otras dos sobrevivientes me daban la fuerza… me dolia en el alma el sufrimiento, las ilusiones y los esfuerzos frustrados de mi adorada primita fallecida.

Pero el miedo no me va a intimidar, pensé,  y empece a buscar información, a estudiar cada palabra que me decían y a encontrar la claridad de lo que me estaba ocurriendo. Le tengo mas miedo a lo desconocido y lo que leia me daba mas esperanzas : voy a estar en las estadísticas de las que salen adelante!

El mundo del dolor no era totalmente desconocido para mi. Mi mama ha sufrido de muchas enfermedades y toda mi vida he deambulado por clínicas y salas de urgencias. Ya no era la acompañante, era mi turno.

Cuando me hicieron la mastectomía empece a entender el para que? No podía hacer nada con mi cuerpo, pero mi cabeza estaba intacta. Ya no era la mujer maravilla que trabajaba, llevaba mi casa, estaba atenta a mis papas, mis hermanos, mis sobrinos, mis hijas, mis nietos, mis amigas. NO PODIA HACER NADA!!!. Me bañaban, me vestían, tenia un dren, me aplicaban morfina….Dios mio!, pero lo mas impactante es que NO PASABA NADA! La vida seguía su curso: el sol salía, llovia, anochecia….que GRAN descubrimiento!

Empece a verme como en un video: Donde me quede? Cuando deje de soñar lo mio para vivir lo de los demás? Nadie me lo pidió…yo lo decidi, pero no DEBE ser asi! A donde voy en esa carrera tan desenfrenada? Estaba totalmente quieta y sentía que se iban soltando todas las ataduras que yo misma me puse.

Llego la Quimio y ya saludaba por su nombre a los de la clínica. Tenia miedo del sufrimiento, de las miradas de todos los que me quieren, totalmente incoherentes con lo que decían. Sus libretos no tenían ningún valor, porque solo eran palabras!

Alli me encontré muchos angeles, de todas las formas y llenos de gestos de compasión y bondad., pero lo que mas me impacto, fue ese sentimiento de explosión de mi burbuja: ya no era mi mundo perfecto. Todos los que hacían fila para entrar a los procedimientos hacían parte del mundo real…esa era la vida! Y aun asi estaban sonrientes, felices, agradecidos! Que lecciones de vida veía en sus rostros y comprobé una vez mas que la salud NO es lo MAS importante …es lo que llevamos adentro, lo que gobierna el espíritu, esa sonrisa del alma.

Tenia demasiados motivos para recuperar mi felicidad: Una familia hermosa…unos amigos incondicionales, el amor, el trabajo, las oraciones, las palabras, los regalos, los buenos deseos…y esas ganas de verme de nuevo en una playa, frente al mar, disfrutando lo que tanto me gusta.

La quimio me enseño lo pasajero que es el aspecto físico: Perdi el pelo, las cejas y pestañas y hasta las uñas, pero me ponía los turbantes llenos de colores que disimulaban mi tono cetrino.

Me “obligaban” a quedarme unos días en la casa por aquello del sistema inmune debilitado…medite…medite…medite y me hice demasiados propósitos. Me VI y proyecte como es que quería seguir viviendo…me habían dado otra oportunidad y me la iba a gozar!

Cada 3 semanas me “volaba” a ver el mar…Me iba sola en plan de trabajo, con muchas advertencias medicas, pero  sentía una felicidad gigante sentirme conmigo misma, sin que nadie me estuviera haciendo el seguimiento… en total paz!

Llore mucho, pero eran lagrimas acumuladas de muchos años…se me había olvidado lo que alivian! Ya lloro por todo y eso me suelta cualquier minima carga.

No quiero volver a ser la mujer maravilla: ser la que hace todo y se ofrece sin pensar! No mas!

Pienso si debo, si me corresponde y si quiero y después asumo feliz!

Cuando miro hacia atrás solo encuentro gratitud a todos los que me acompañaron y ayudaron. Abruma el amor ¡ Dios que siempre esta ahí, no me llevo de la mano: me cargo, me abrazo y me dio la fuerza y la fe para salir adelante.

Hoy soy una persona diferente, pero con una felicidad mucho mas profunda y ante la adversidad decidi ganar la batalla y no entregarme!

Entendi que mi prima era un fruto maduro y se fue de nuestra vista en total paz ¡yyo no estoy lista… aun me falta…pero también se que el dia que llegue mi turno, el equipaje estará mucho mas liviano, porque solte las amarras y aprendi a volar!

No le deseo un cáncer a nadie, pero no es el fin, es una OPORTUNIDAD UNICA Y MARAVILLOSA!

 

 

 

 

 

Advertisements

4 thoughts on “1- Victoria Hinestroza Orozco

  1. Primita, que testimonio tan conmovedor. Dios utiliza a seres muy especiales para que den lecciones de vida y transmitan lo que aprendieron a otros. Te quiero mucho!

  2. LInis hoy me lei este Articulo:
    How To Be A Success At Everything
    5 Surprising Ways Writing Makes Your Life Better
    Want to have a clearer head, a more engaged workday, and get wiser faster? Then you might want to write this down.
    What are we “putting down” when we “put it down on paper”: a current of thought, a torrent of emotions, the first incisions of a decision? Flannery O’Connor said that she writes in order to discover what she knows. And as research into writing shows, the act of tracing your thoughts across a page can make you more productive, more emotionally aware, and a less irrational decision maker.
    Here’s why.
    1. Writing clears the clutter from your mind
    Getting Things Done author and TED speaker David Allen emphasizes that your mind is for processing, not for storage. Storage of information, after all, can be outsourced in any number of ways, including writing down your to-do list on a pad of paper. The insight underlying this is that attention is a finite resource, one that gets depleted over the course of a day. So if you’re walking around thinking about what you need to do next–rather than thinking about how you’re getting to get it done–you’re misspending your neurotransmitters.
    2. Writing lets you make a bank of knowledge
    Productive people take better notes: if somebody is dropping knowledge on you, writing down what they say allows you to commit your attention to next insight–rather than trying to remember the last one. Like the Chinese proverb says, you can trust the faintest of ink more than the strongest of memories.
    As you take more and more notes on awesome things said and read, you can amass an awesome bank of knowledge. Like Ralph Waldo Emerson said:
    Make your own Bible. Select and collect all the words and sentences that in all your readings have been to you like the blast of a trumpet.
    3. Writing helps you see your own growth
    Journaling in particular helps you see how you have grown. Harvard Business School research director Teresa Amabile has discovered that people feel more engaged, more productive, and have a greater sense of meaning in their work when they record even the most miniscule of accomplishments within their days. She calls this the Progress Principle: the more you’re aware of your progress, the more involved you’ll feel in making it continue to grow–another reason to make a ritual of writing about what’s happened.
    4. Writing helps you understand your life
    University of Texas psychologist James W. Pennebaker has found that writing about their lives helps people to organize their thoughts and find meaning in their traumatic experiences–from people diagnosed with HIV to Vietnam veterans. This is crucial, since the more meaning you find in your difficulties, research shows, the more resilient you’ll be in over-coming them, which reminds us of how the happiest people often have the hardest jobs.
    5. Writing helps you become more wise
    The last reason to write about life: it helps you study your emotions, which makes you wiser, faster.
    “What we construct as wisdom over time is actually the result of cultivating that knowledge of how our emotions behaved,” says USC neuroscientist Antonio Damasio, “and what we learn from them.”
    This reinforces Nobel Prize winner Daniel Kahneman’s recommended first step for making better decisions: buy a notebook.

    Y le encontre tanto sentido a este tu blog…..creo que ha sido la manera mas sabia de afrontar la situacion…ademas de hacer de una experiencia sanadora un medio de ayuda para los demas….Por eso cada dia nos sorprendes mas!
    TQM
    Ingrid, Alejo, Juanita y Lorenzo…si tus compas de la U

  3. Hola Vicky, en estos momento me he dado cuenta de cuantas cosas te han pasado. Pero por algo Dios me ilumino para buscarte, es para darme una lesion de vida, amistad, amor y un grande sentimiento de gratitud sin expresarte. Siempre has estado en mi corazon junto con toda tu familia. Gracias por tan lindas palabras a mi me han llegado y las po dre en mi diario vivir. Espero vernos de nuevo para disfrutar de tu nueva oportunidad de vida que Dios te ha regalado. Un fuerte abrazo para ti, don Gustavo y tus hijas y toda tu familia.

  4. hola yo vendo pelucas y me encantó encontrar este lindo testimonio para compartir con las mujeres que me visitan y entender un poco más el proceso que están pasando. Que Dios te bendiga!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s