3- Decantar la noticia…

La subida a la casa fue un silencio total, mientras mi esposo, como ginecólogo seguramente pensaba en causas y efectos desde la medicina , yo pensaba en que pasaría si yo faltara, en que sería la vida de él sin mi, en mis hijos, en mi mamá y mi papá , mis hermanos, mis nietos, en todo lo que me faltaba por vivir y que por un momento lo veía diluirse.

Fue una sensación rarísima, sin rabia, sin culpas, sin tristeza, fue desde el principio un convencimiento de que esto sería una “raya mas para el tigre” y que lo manejaríamos con tranquilidad como muchas otras cosas que han pasado, pero a veces era inevitable contemplar la posibilidad de que los días de mi vida podrían estar en cuenta regresiva y de cuestionarme por aquellas cosas que aún tenía pendientes por hacer.

Dormimos poco, mas abrazados que nunca y a primera hora de la mañana fuimos al laboratorio a hacerme exámenes de sangre y posteriormente a la cita con la cirujana plástica quien me explicó lo que tendría que enfrentar estéticamente y aunque no se veía muy agradable, ante el deseo de vivir nada es mas importante.

A las 9:00am estaba en mi segunda clase de PNL cuyo tema central fueron las emociones y cómo si las mismas no eran bien manejadas podríamos crearnos enfermedades, algunas de ellas tan graves como el cáncer…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s